Cabeza

Esquizofrenia: signos, síntomas y terapia.


¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno mental que generalmente ocurre en la pubertad tardía o en la edad adulta temprana, pero puede aparecer a cualquier edad. Alrededor del 1% de las personas desarrollan una enfermedad mental en su vida. También aprenderá todo sobre signos, terapias y causas.

Tanto los hombres como las mujeres se ven afectados, pero el trastorno aparece antes en los hombres, generalmente en la última adolescencia o principios de los años 20, a diferencia de las mujeres que generalmente tienen su primer brote en los años 20 o 30.

El término "esquizofrenia" describe una psique dividida, es decir, alguien que quiere uno y lo contrario al mismo tiempo, no una ambivalencia integrada. El casual "todos los días eres esquizofrénico?" Es lamentable porque describe una personalidad múltiple o trastornos psicológicos en los que la personalidad está fragmentada como en el límite.

Sin embargo, esto no caracteriza el trastorno en el sentido clínico. La enfermedad se caracteriza por el hecho de que la personalidad, el pensamiento, la memoria y la percepción no están coordinados.

El sufrimiento generalmente comienza con una fase pre-psicótica de aumento de los síntomas negativos, tales como retraimiento social, higiene descuidada, comportamiento inusual, arrebatos de ira y desinterés en la escuela y las profesiones.

Unos meses o incluso años después, la fase psicótica se desarrolla con engaños, alucinaciones, discurso extraño sin conexión y comportamiento desorganizado.

Las personas que tienen un inicio de la enfermedad en los últimos años son, en primer lugar, mujeres con mayor frecuencia y, en segundo lugar, tienen menos anomalías cerebrales estructurales o deficiencias cognitivas. La esquizofrenia generalmente dura toda la vida, de forma continua o en lotes.

Las personas que sufren el trastorno a menudo escuchan voces que no están allí. Algunos están convencidos de que otros leen sus mentes, controlan cómo piensan o conspiran contra ellos. Sienten poderes invisibles de "magia negra" en sus cuerpos. Esto expone a los afectados al estrés extremo; alternativamente se retiran o reaccionan salvajemente.

Síntomas de esquizofrenia y signos de alerta temprana.

En algunas personas, la enfermedad aparece de repente y sin previo aviso. Pero para la mayoría, comienza lentamente, con signos de advertencia sutiles y una pérdida gradual de funcionalidad, mucho antes de que comience la primera fase grave.

Las familias a menudo informan que no hicieron nada a pesar de que se dieron cuenta de que su hijo no podía pensar con claridad o se retiraba de las situaciones sociales. No consideraron estos primeros síntomas como una enfermedad mental grave.

El primer signo más importante es el comportamiento "extraño" que no tiene sentido lógico. Sin embargo, el episodio prepsicótico a menudo estalla al final de la adolescencia, y los adolescentes sin este trastorno a menudo se comportan de una manera inusual e ilógica.

Los esquizofrénicos en esta fase temprana, sin embargo, muestran una clara disminución en comparación con los problemas normales de la pubertad en la implementación de experiencias mentales. Ya no pueden hacer frente a las dificultades en la vida cotidiana y fallar en la escuela como en la vida. También sufren mucha confusión y siguen perdiendo cosas.

Las víctimas generalmente muestran signos de depresión antes de que se desarrolle la esquizofrenia. Se ven sin emociones y profundamente desesperados.

Ya en la fase inicial, muchas personas afectadas usan narcóticos para aliviar su dolor psicológico. Algunos concientemente ven esto como autotratamiento.

En esta etapa, es muy difícil para los legos reconocer el trastorno inicial. Por un lado, varios otros factores pueden desencadenar estados mentales similares en los adolescentes: mal de amor, exclusión social o un grupo de compañeros dañinos.

Por otro lado, la causa y el efecto son difíciles de distinguir: las drogas y sus síntomas de abstinencia, la heroína y el alcohol, las metanfetaminas o el "olfateo" de solventes a veces conducen a síntomas psicóticos, especialmente en adolescentes.

Los adolescentes inestables que se enamoran infelizmente y ahogan su dolor rápidamente se encuentran en condiciones que fluctúan entre la depresión y la psicosis.

Además, las fases depresivas sugieren depresión clínica en lugar de trastorno esquizofrénico, y si las alucinaciones no se destacan, es difícil para los expertos separar una de la otra.

Alucinaciones

Los pacientes se ven emocionalmente entumecidos, como si no sintieran sentimientos. También se ven como "perdidos", como personas desarraigadas. No parecen sentir ninguna felicidad o emoción. Su lenguaje a menudo carece de expresión.

Pero tenga cuidado: las personas traumatizadas sufren algo similar. Esto incluye a las personas que padecen el síndrome límite, así como todas las enfermedades de la forma disociativa, el síndrome de estrés postraumático y las personas con depresión clínica.

Las alucinaciones, sin embargo, son un sello distintivo. Los borderliners o las personas postraumatizadas también sufren de escuchar voces y otros ruidos y ver cosas que en realidad no existen: el grado de imaginación de los esquizofrénicos difiere significativamente.

La mayoría de los pacientes experimentan alucinaciones acústicas: estos sonidos y tonos que solo existen en sus cerebros se perciben como reales. Las alucinaciones pueden afectar los cinco sentidos, pero las percepciones acústicas son las más comunes, seguidas de las visuales.

Las alucinaciones de los esquizofrénicos suelen ser importantes para los afectados. Esto los distingue, por ejemplo, de las alucinaciones que surgen de trastornos en el sistema nervioso pero que no son patológicos en el sentido de un trastorno mental. Alguien que, por ejemplo, tiene un pitido regular está molesto por eso, pero sabe que es una alucinación.

Los borderliners también suelen saber cuando las alucinaciones están disminuyendo que son alucinaciones. Sin embargo, los esquizofrénicos no solo escuchan voces que a menudo susurran oraciones obscenas o dan órdenes absolutas, sino que también están firmemente convencidos de que es realidad en todos los sentidos.

Además, los afectados a menudo desarrollan un sistema de fantasías de conspiración y modelos irracionales para racionalizar estas voces: algunos creen que los espíritus se apoderan de ellos, y presumiblemente muchos son "poseídos por demonios" que exorcizan a los exorcistas de la iglesia. sufrir esquizofrenia Otros incluso creen que han recibido órdenes divinas para realizar tareas que salvan al mundo.

El peligro de pensar mágicamente es grande para los afectados. Se vuelve fatal cuando en tiempos de crisis, y cada brote de esquizofrenia es una crisis de la vida, se encuentran con psicosectos y / o enseñanzas de salvación esotéricas, que confirman en este pensamiento mágico.

Los esquizofrénicos notan muy bien que su percepción los separa de "los demás", así como su comportamiento, y sufren enormemente por ello. El pensamiento mágico refuerza que los "normales" están celosos de sus "habilidades sobrenaturales". Al hacerlo, los afectados consolidan su separación de la realidad.

También expresan sentimientos inapropiados; por ejemplo, se ríen cuando sus familiares lloran porque murió un ser querido.

Las víctimas a menudo creen que otros están hablando de ellos a sus espaldas. O sospechan que otros los están envenenando en secreto. O acusan a otros de entrometerse en sus pensamientos. Piensan que los ladrones saquearán su hogar en casa. Los elementos faltantes que las propias víctimas perdieron sirven como "evidencia".

Los esquizofrénicos paranoides desarrollan "teorías" complejas y fantásticas: las agencias de inteligencia, los gobiernos, la mafia y otros grupos de conspiración tienen sus ojos puestos en ellos. En todas partes, los pacientes reconocen "signos secretos" que confirman su paranoia.

Un sello distintivo importante de la enfermedad es la obsesión con la religión y lo oculto. Si los familiares encuentran un interés nuevo y fanático en una persona joven, deben observarlo de cerca.

Descuido social

En una esquizofrenia estallada, la higiene personal baja por una pendiente pronunciada. Por ejemplo, los afectados no se duchan, no se peinan y no les importa su ropa. Esta negligencia es muy diferente del "comportamiento descuidado": no se trata de alguien que no se lava durante tres días porque se siente como "dando vueltas"; Muchos esquizofrénicos huelen y parecen haber estado viviendo en la calle durante meses.

Las relaciones sociales de las personas enfermas se rompen: la esquizofrenia dificulta la formación de vínculos estrechos. Incluso para los confidentes que conocen la enfermedad y son sensibles a los afectados, cada vez es más difícil encontrar acceso.

Los afectados se retiran de la actividad social: se aíslan de la sociedad. Evitan la escuela, el trabajo y, en general, cualquier cosa que los obligue a hablar con otras personas.

Los trastornos del sueño son parte de la enfermedad. Los afectados a menudo están despiertos durante días o duermen durante muchas horas sin sentirse recuperados después.

Los pacientes a menudo se lastiman a sí mismos, por un lado, sufren accidentes por su comportamiento: se topan con un automóvil, se rompen los pies o se lastiman en el hogar porque su percepción distorsionada de la realidad no permite que el comportamiento se adapte a la realidad.

Por otro lado, se atacan activamente y se cortan con cuchillas de afeitar, por ejemplo, para expulsar a los "espíritus malignos" de sus cuerpos. Los intentos de suicidio también son síntomas.

Causas de la esquizofrenia.

Una historia familiar de esquizofrénicos se conoce desde hace mucho tiempo. Las personas con parientes cercanos que padecen esquizofrenia tienen más riesgo que las personas sin parientes de este tipo.

Un niño con padres esquizofrénicos desarrolla esquizofrenia en 10%. Un gemelo idéntico incluso tiene una probabilidad del 40% al 65% de enfermarse. Los parientes de segundo grado, como tíos, tías o abuelos, todavía están en mayor riesgo.

Las complicaciones durante el embarazo y el parto también juegan un papel importante: trabajo físico pesado durante el embarazo o bajo peso del recién nacido. Los virus y las infecciones en los bebés también tienen un efecto.

Nuevos estudios sugieren que los hijos de padres mayores tienen mayor riesgo. Una hipótesis era que los espermatozoides dañados desencadenan hasta el 20% de toda la esquizofrenia. Estadísticamente, 1 de cada 121 niños de un padre de 29 años está en riesgo de desarrollar esquizofrenia, pero 1 de cada 47 en un niño de 54 años.

Sin embargo, ciertas situaciones aumentan el riesgo de sufrir esquizofrenia: los eventos estresantes de la vida se consideran el desencadenante social más importante de la enfermedad, desde la pérdida del trabajo hasta el divorcio y el abuso.

También se sospecha que el abuso de drogas promueve la esquizofrenia: cannabis, cocaína, LSD y anfetaminas.

Los desencadenantes del entorno social casi siempre están asociados con el inicio de la enfermedad, pero no son la única causa. Muchas personas experimentan la misma o peor crisis sin enfermarse: la disposición biológica es de crucial importancia.

Diferentes tipos de esquizofrenia.

La esquizofrenia se divide en cinco tipos: la paranoica, la desorganizada, la catatónico, indiferenciado y residual. El diagnóstico se basa en las características que son el foco de los afectados. Estos síntomas pueden cambiar a medida que la enfermedad progresa, y luego cambia el diagnóstico.

los Esquizofrenia paranoide es la forma más común y los laicos a menudo lo equiparan a la enfermedad en general. Los afectados sufren excesivamente de alucinaciones, conspiraciones y persecuciones. Escuchan voces, piensan que están malditos y se aferran a un mundo de terror en el que están rodeados de enemigos invisibles.

Los paranoicos generalmente pueden funcionar mejor que otros esquizofrénicos. Su pensamiento y comportamiento son menos desorganizados. Por ejemplo, en fases menos psicóticas puedes hablar claramente con "normales" sobre "Dios y el mundo".

Los "normales" solo se preguntan en cierto momento de la conversación, por ejemplo, por qué Angela Merkel y el BND deberían ser responsables del hecho de que el bloqueo del buzón de los afectados está roto.

Sin embargo, en los esquizofrénicos paranoicos, estas fases "más tranquilas" se alternan con episodios en los que las psicosis se hacen evidentes. Los afectados luego rugen en público, por ejemplo, para expulsar las "fuerzas invisibles" que "anidan en sus cuerpos".

Hacen movimientos oscuros y gestos obscenos para "luchar contra los fantasmas", a veces mueven los brazos, se arrancan la ropa o se rascan y vomitan.

Algunas víctimas también racionalizan este comportamiento psicótico, se hacen llamar artistas de acción y mezclan sus construcciones con recuerdos y citas del mundo real.

Este comportamiento recuerda a las sectas políticas o las teorías clásicas de conspiración. Las personas que desconfían de todos y cómo culpan a ciertos grupos por trabajar con miedos ocultos a menudo sufren trastornos de ansiedad, pero la mayoría de ellos no son esquizofrénicos. Quizás el análisis del pensamiento de conspiración ofrece enfoques para comprender el sufrimiento.

A diferencia de otros tipos, los paranoicos generalmente pueden organizar su lenguaje. Por otro lado, comparten ira, confusión y miedo extremo con otras víctimas. La paranoia puede incluso convertirse en violencia, hacia cosas y personas.

Los síntomas dominantes de esquizofrenia desorganizada círculo alrededor de la desorganización. No pueden controlar su comportamiento, lenguaje y pensamiento. Lo que dicen no tiene sentido, ni siquiera para ellos, y su pensamiento no encuentra foco.

Los afectados no pueden organizar las cosas cotidianas más simples. Los gestos oscuros y el comportamiento sorprendente son comunes. Las alucinaciones, por otro lado, son menos inquietantes que las paranoides.

La desorganización se desarrolla gradualmente y a una edad más temprana que los síntomas de otras víctimas. Les resulta difícil lavarse y ponerse; No entienden por qué deben cuidar la higiene personal.

Desafortunadamente, el pronóstico para esta forma de la enfermedad es difícil: los síntomas comienzan en los adolescentes y aumentan lentamente; Sin embargo, en menor medida, muchos adolescentes "normales" muestran este comportamiento, por desafío o porque no saben dónde están en la vida.

los esquizofrenia catatónica indica trastornos motores. Los afectados reducen sus acciones físicas hasta el punto de que los movimientos voluntarios se detienen abruptamente. O sus movimientos aumentan sin que las personas afectadas puedan trazar un límite arbitrario. Por ejemplo, reman con los brazos mientras hablan, o mueven la cabeza hacia un lado.

Involuntariamente imitan las expresiones faciales y el comportamiento de los demás y repiten las palabras que otros dicen.

Estas personas parecen claramente molestas para los demás o como provocadores que se burlan de sus semejantes. Si el entorno social reconoce que algo está mal con la persona en cuestión, el riesgo de un diagnóstico erróneo sigue siendo alto: el comportamiento catatónico también muestra personas clínicamente deprimidas y bipolares; rara vez ocurre también en enfermedades del sistema nervioso central, por ejemplo, en el Parkinson. . Los movimientos bruscos y la imitación de expresiones faciales, gestos y palabras de otras personas también apuntan al síndrome de Tourette.

Esquizofrenia indiferenciada es el diagnóstico si los afectados muestran síntomas diferentes pero no corresponden claramente a uno de los cuatro tipos definidos. Se producen alucinaciones, habla desorganizada y trastornos motores.

Los síntomas pueden cambiar: las personas afectadas se comportan como paranoicos por un tiempo, luego más como desorganizados y luego como catatónicos.

Esquizofrenia residual ocurre cuando los síntomas activos desaparecen. Por ejemplo, los afectados ya no tienen alucinaciones. Sin embargo, los síntomas pasivos permanecen, por ejemplo, la indiferencia emocional o la falta de intereses específicos, y de vez en cuando los síntomas activos reaparecen de forma leve. Esta forma leve de la enfermedad puede durar toda la vida o desaparecer por completo.

Mal uso del diagnóstico

Apenas existe un trastorno psicológico que pueda ser explotado políticamente como la esquizofrenia, especialmente en la forma paranoica.

Un crítico político, por ejemplo, que es monitoreado por los servicios secretos y que el gobierno utiliza medios ocultos para hacer la vida un infierno no es esquizofrénico. Por el contrario, cuando hace públicos los abusos, muestra hechos. Incluso si solo sospecha que el gobierno está controlando su internet, espiando su departamento, o que el personal del servicio secreto está entrando en él, es una sospecha bien fundada.

"Expulsarlo" ahora como enfermo es una forma comprobada de congelar a la oposición. Los ataques del estado aparecen como ilusiones sin fundamento en la realidad.

Los practicantes rituales de los llamados pueblos primitivos también veían a los amos coloniales europeos como enfermos mentales, y los chamanes eran considerados esquizofrénicos. Como resultado, las personas que tomaron en serio los consejos de estos maestros espirituales fueron retrasados ​​mentales que siguieron a los locos.

Un chamán atraviesa fases de su carrera, cuyo comportamiento recuerda al esquizofrénico paranoico, escuchan voces, ven "fantasmas", realizan gestos extremos y se mueven en un "mundo diferente" al normal.

Pero su trabajo es proporcionar apoyo espiritual a su comunidad, desde la medicina hasta la caza, la posición correcta para el campamento, los pronósticos del tiempo y todo lo que Occidente llama cuidado pastoral.

Solo serán reconocidos como maestros si muestran éxito en asuntos sociales. Después de la fase dolorosa de la irritación, también entran deliberadamente en estados psicológicos extraordinarios, en contraste con los esquizofrénicos.

Paul Watzlawick menciona la censura familiar como la base del supuesto comportamiento esquizofrénico. Cuando los padres rechazan a un niño por cómo se ve a sí mismo, el niño finalmente desconfía de sus propios sentidos.

El niño se vuelve inseguro, y los padres ahora lo empujan cada vez más a pensar "correctamente". Pero si el niño mantiene sus "puntos de vista extraños", los padres lo describen como loco.

Para el niño, los padres son vitales, por lo que ahora está buscando contextos de significado supuestamente ocultos que parecen ser claros para los demás, pero no para sí mismo: la búsqueda de tales órdenes inexistentes se vuelve cada vez más irritable, cuanto más se resisten los padres, más Derecho a reconocer la propia percepción del niño.

Si no conoce este trasfondo social de comportamiento, pero solo ve a la persona afectada, podría hacer el diagnóstico erróneamente.

Esquizofrenia en hombres y mujeres

El trastorno es aproximadamente igualmente común en hombres y mujeres, pero los sexos difieren a la edad de aparición de la enfermedad. Los hombres generalmente desarrollan la enfermedad entre 15 y 20 años, las mujeres entre 20 y 25.

Sin embargo, los hombres no solo desarrollan la enfermedad antes, sino que sus síntomas son peores. Esto probablemente se deba a que la hormona femenina estrógeno protege a las mujeres contra algunos aspectos del trastorno.

Además, la edad del primer brote, el curso de la enfermedad, los síntomas clínicos y el efecto del tratamiento de las personas con esquizofrenia son diferentes en los hombres que en las mujeres. Las mujeres desarrollan la primera oleada psicótica, especialmente cuando el nivel de estrógeno es bajo, por ejemplo, durante la menstruación y la menopausia. Sin embargo, los síntomas también pueden ocurrir durante el embarazo, cuando su cuerpo produce mucho estrógeno.

Los hombres generalmente se ven afectados por la enfermedad antes, tienen un curso peor, síntomas menos afectivos, complicaciones maternas más frecuentes y menos disposición familiar.

Las mujeres afectadas muestran más miedo, pensamiento ilógico, afectos desproporcionados y comportamiento extraño que los hombres, es decir, más síntomas afectivos. El comportamiento antisocial, por otro lado, es más común en hombres afectados que en mujeres.

Los hombres a menudo solo van a una clínica y a menudo solo se los toma en serio cuando muestran síntomas graves. Esta diferencia en la atención clínica muestra el estigma de los hombres que buscan ayuda.

La presión social sobre los hombres para que sean "fuertes" puede dificultarles la búsqueda de ayuda.

Las mujeres generalmente tienen más éxito en el cultivo de amistades cercanas, por lo que pueden confiar en una red de apoyo. Muchos hombres carecen de la capacidad de hacer amistades íntimas y, por lo tanto, carecen de apoyo.

En general, es más fácil para las mujeres que padecen la enfermedad lidiar con el inicio de la enfermedad que para los hombres.

Riesgo de suicidio

Las personas afectadas generalmente mueren antes que las personas sin esta enfermedad. El 40% de ellos también muere por una muerte no natural, especialmente por suicidio. El riesgo de suicidio es del 4.9% para los esquizofrénicos. Reconocer a las personas en riesgo es esencial para el tratamiento clínico, pero incierto a pesar de todos los esfuerzos.

En comparación con el intento de suicidio de personas sin diagnóstico, los intentos de suicidio de los afectados son muy graves y requieren tratamiento médico. Los "intentos de suicidio" como gritos de ayuda o extorsión apenas ocurren en los esquizofrénicos. La necesidad de suicidarse es generalmente grande, y los métodos elegidos son más propensos a ser fatales que la población en general.

El típico candidato suicida entre los esquizofrénicos es joven, blanco y soltero, todavía puede funcionar razonablemente bien en la vida cotidiana, ha tenido una depresión pospsicótica y un historial de abuso de sustancias, y ha tratado de salir de la vida varias veces.

Entonces, el mayor peligro de suicidio no es la psicosis aguda, sino cuando la persona en cuestión piensa de manera relativamente clara nuevamente.

Las consecuencias sociales de la enfermedad, no los síntomas en sí, representan el mayor riesgo: desesperanza, aislamiento social, un episodio de enfermedad después de una fase estable, falta de apoyo, estrés familiar, inestabilidad profesional y psicológica.

Sin embargo, el vínculo entre el abuso de sustancias y el suicidio en esquizofrénicos no está claro, y casi no hay estudios válidos. Por ejemplo, un estudio mostró un vínculo entre el abuso de drogas ilícitas, el desorden y el suicidio, pero ningún vínculo con el alcoholismo. La pregunta de si fue el pollo o el huevo primero difícilmente puede responderse. ¿Es el abuso de drogas una reacción al sufrimiento, como es el suicidio?

En cualquier caso, el abuso de alcohol y sustancias empeora la situación de los afectados: la violencia, la agresividad, la falta de vivienda a menudo son solo el resultado del abuso de sustancias, los síntomas psiquiátricos empeoran como resultado del abuso de sustancias, las drogas promueven comorbilidades como los trastornos de depresión y ansiedad, y los afectados también entran en el crimen .

Un coeficiente intelectual y un nivel de educación más altos aumentan el riesgo de suicidio entre los afectados. Probablemente hacen que la víctima sea más consciente del hecho de que su enfermedad los limitará de por vida. Una mayor autoconciencia, una evaluación realista de la enfermedad y la necesidad de ser tratados conducen a un mayor riesgo de suicidio. Esto es especialmente cierto cuando la autorreflexión conduce a la desesperanza.

Cannabis y esquizofrenia

El cannabis contiene la sustancia tetrahidrocannabinol (THC). El THC migra a través del torrente sanguíneo hacia el cerebro y tiene un efecto psicoactivo: los consumidores se sienten relajados, sienten la necesidad de hablar, su percepción del espacio y el tiempo es confusa, están sedados y su capacidad para concentrarse y recordar disminuye. Para algunos, el consumo también conduce a temores difusos e incluso a paranoia.

Se ha demostrado que el uso regular de cannabis aumenta el riesgo de desarrollar esquizofrenia.

Esquizofrenia y cultura

Los estudios muestran que el número de víctimas en diferentes culturas es similar. El primer lote a temprana edad coincide.

Algunos investigadores sospechan que la enfermedad proviene de la capacidad humana de comunicarse con símbolos. Por lo tanto, está vinculado a la peculiaridad humana de usar el lenguaje como una perturbación. Si bien la enfermedad en sí existe en muchas culturas, la forma en que se trata difiere considerablemente.

Las características centrales de la forma paranoica, a saber, las alucinaciones y la idea de ser poseído por poderes invisibles, significan la pérdida de la capacidad de adaptar los símbolos al entorno social y desarrollarlos en la comunicación con otras personas.

La enfermedad es generalmente más grave en los países desarrollados que en las sociedades tradicionales. Las sociedades tradicionales interpretan los trastornos mentales como actos de poderes sobrenaturales, por lo que los afectados no se consideran individuos enfermos. Para ellos, esto tiene el efecto secundario positivo de que no sufren un estigma social como los afectados en los países industrializados, y el aislamiento social es decisivo para la gravedad de la enfermedad.

En las sociedades tradicionales, los enfermos están firmemente integrados en sus familias y, por lo tanto, tienen una fuente para estabilizarse. Además, la falta de trabajos especializados hace que sea más fácil para los afectados encontrar el camino de regreso a la comunidad después de un impulso psicótico.

Los comportamientos que se consideran síntomas en el mundo occidental caracterizan el éxtasis espiritual en las sociedades tradicionales. Una persona que dice ser un dios en la tierra probablemente sería esquizofrénica en Occidente, pero en India se le consideraba una encarnación humana de un dios hindú.

Las personas que han experimentado psicosis a menudo se consideran medios espirituales en las sociedades tradicionales, y los chamanes que sirven como mediadores entre el mundo natural y el espiritual son muy apreciados por sus experiencias en el "mundo sobrenatural". La comunicación con antepasados ​​y espíritus no es una alucinación, sino parte del patrimonio cultural.

Los estados mentales que se parecen a las psicosis temporales provocan culturas tradicionales a través de tambores, cantos, oraciones, ayunos y meditación. En América del Sur, los indígenas usan alucinógenos como la Ayahuasca e invitan a espíritus animales como el jaguar a entrar en sus almas. En este estado, realizan rituales de curación para los miembros de su comunidad.

Sin embargo, las personas que sufren síntomas diagnosticados como un trastorno esquizofrénico en Occidente no se consideran chamanes ni siquiera en las culturas indígenas. Más bien, un chamán es alguien que ha experimentado y dominado tales condiciones. A diferencia de los esquizofrénicos, puede diferenciar claramente entre el mundo material y el "mundo invisible". No es una persona enferma, sino el terapeuta de su sociedad.

Los indios americanos saben sobre la "enfermedad fantasma". Describen síntomas de debilidad, frío emocional, miedo, alucinaciones, confusión y pérdida de apetito. Los afectados pueden ser esquizofrénicos. En este contexto cultural, se les considera víctimas de espíritus malignos.

Los pacientes en las naciones industrializadas difieren de los de las sociedades tradicionales en el curso de la enfermedad. En Occidente, la afección suele ser una afección crónica y no una aparición repentina de síntomas. En las sociedades tradicionales, las reacciones psicóticas de corta duración son comunes.

Estas reacciones psicóticas caracterizan la paranoia y las alucinaciones, acompañadas de un intenso miedo a ser seguidas por brujas y magos. A diferencia de la esquizofrenia clásica con sus fases de falta de sentimiento y alejamiento de la realidad, las reacciones psicóticas en las culturas tradicionales se expresan a través de la emoción, la confusión y los sentimientos extremos.

Los estudios sobre si estas condiciones psicóticas corresponden directamente aún están pendientes. En cualquier caso, resulta que la forma en que la sociedad trata los síntomas influye significativamente en el curso de la enfermedad.

La frialdad emocional y el retraimiento social de los afectados pueden no ser un síntoma "biológico", sino una reacción al estigma social de estar loco.

En las sociedades tradicionales, donde estos "locos" tienen su lugar como "trabajadores de los espíritus", sería más fácil para los afectados vivir con estos síntomas.

Tratamiento de esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad crónica que afecta todos los aspectos de la vida de los afectados. Por lo tanto, tratarlos requiere métodos médicos, psicológicos y psicosociales al mismo tiempo.

Se requiere un equipo interdisciplinario para tratar los esquizofrénicos: un psicofarmacéutico, un terapeuta, trabajo social, una enfermera, un entrenador de idiomas y un administrador de casos. Los farmacéuticos clínicos e internistas también juegan un papel importante.

La medicación es necesaria. Debido a que el medicamento para los síntomas puede tener efectos secundarios graves, algunas personas los rechazan.

Antipsychotische Medikamente sind die meist verwendeten Drogen, um Schizophrenie zu behandeln. Sie beeinflussen die Botenstoffe Dopamin und Serotonin.

In einer Gesprächstherapie arbeiten die Betroffenen mit einem Therapeuten, um mehr über die Gedanken, Gefühle und das Verhalten zu lernen, die mit ihrem Zustand verbunden sind.

Psychosoziale Behandlungen sollten auf die individuellen Bedürfnisse abgestimmt sein. Es geht darum, mit der Störung zu leben und trotz der Krankheit das Leben zu genießen, aber auch um sehr praktische Organisation des Alltags.

Wer nach einem psychotischen Schub in die Klinik kommt, hat oft seine Wohnung verloren, keine Arbeit, muss sich ein soziales Leben erst wieder aufbauen, den Sinn im Leben finden, Partnerschaften aufbauen, Freundschaften aufrechterhalten und seine Karriere starten. Ihr professioneller Helfer darf dabei nicht als Kontrolleur erscheinen, sondern sollte zu den Betroffenen eine Beziehung pflegen, die auf Vertrauen und Optimismus basiert.

In der psychosozialen Behandlung lassen sich die sozialen Fähigkeiten trainieren, aber auch Arbeitsförderung und Familientherapie gehören dazu.

In individuellen Therapien trifft sich der Patient regelmäßig mit seinem Therapeuten und bespricht aktuelle Gedanken, Probleme, Gefühle und Beziehungen. Die Betroffenen lernen dabei mehr über ihre Krankheit wie sich selbst und können so besser mit ihren spezifischen Problemen im täglichen Leben umgehen. Die regelmäßigen Treffen sind wichtig, damit die Betroffenen besser unterschieden, was wirklich und unwirklich ist und trainieren, sich auf die Realität zu konzentrieren.

Rollenspiele gehören zur Therapie dazu. Betroffene spielen soziale Interaktionen durch, während der Therapeut sie leitet und ihnen positives Feedback gibt.

Schizophrene lernen so zum Beispiel Smalltalk. Die Symptome werden nämlich umso schlimmer, je mehr sich die Betroffenen selbst isolieren, und da Schizophrene besondere Probleme haben, ihre inneren Symbolwelten auf die soziale Umwelt abzustimmen, hilft ihnen Smalltalk, ihre Symbolwelten zusammen mit anderen zu entwickeln.

Die Familie sollte sich, so weit möglich, an der psychosozialen Behandlung beteiligen. Die Aufklärung über die Krankheit in betroffenen Familien lindert sowohl den sozialen Stress innerhalb der Familie wie es Angehörigen hilft, die Erkrankten zu unterstützen. Zur praktischen Lebenshilfe gehört Geldmanagement und Jobtraining. (Somayeh Khlaeseh Ranjbar, übersetzt von Dr. Utz Anhalt)

Autor y fuente de información

Este texto corresponde a las especificaciones de la literatura médica, pautas médicas y estudios actuales y ha sido revisado por médicos.

Dr. Phil. Utz Anhalt, Barbara Schindewolf-Lensch

Hinchar:

  • SANE Australia: Cannabis & psychosis (Abruf: 19.08.2019), sane.org
  • Berufsverbände und Fachgesellschaften für Psychiatrie, Kinder- und Jugendpsychiatrie, Psychotherapie, Psychosomatik, Nervenheilkunde und Neurologie aus Deutschland und der Schweiz: Was ist Schizophrenie / eine schizophrene Psychose? (Abruf: 19.08.2019), neurologen-und-psychiater-im-netz.org
  • Institut für Qualität und Wirtschaftlichkeit im Gesundheitswesen (IQWiG): Schizophrenie (Abruf: 19.08.2019), gesundheitsinformation.de
  • Deutsche Gesellschaft für Psychiatrie und Psychotherapie, Psychosomatik und Nervenheilkunde e.V. (DGPPN): S3 Leitlinie Schizophrenie, Stand: März 2019, Leitlinien-Detailansicht
  • Robert Koch-Institut (RKI): Gesundheitsberichterstattung des Bundes Heft 50: Schizophrenie, Stand: Juni 2010, rki.de
  • Schneider, Frank: Conocimiento especializado en psiquiatría, psicosomática y psicoterapia, Springer, 2a edición, 2017
  • National Institute of Mental Health: Schizophrenia (Abruf: 19.08.2019), nimh.nih.gov
  • Mayo Clinic: Schizophrenia (Abruf: 19.08.2019), mayoclinic.org

ICD-Codes für diese Krankheit:F20, F21ICD-Codes sind international gültige Verschlüsselungen für medizinische Diagnosen. Puedes encontrar p. en cartas del médico o en certificados de discapacidad.


Vídeo: Esquizofrenia. Explicación, síntomas, tratamiento de la ESQUIZOFRENIA (Noviembre 2021).