Síntomas

Tos de fumar: causas y terapia


La tos de fumar se entiende generalmente como enfermedades respiratorias crónicas causadas por el consumo de tabaco. Tanto la bronquitis crónica como el posible enfisema pulmonar (daño irreversible a los alvéolos) son una consecuencia relativamente común del consumo de tabaco a largo plazo. Los síntomas y las complicaciones de fumar tos también se describen en la literatura médica bajo el nombre colectivo de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Fumar causa enfermedad pulmonar obstructiva

La tos de fumar generalmente se caracteriza por una mayor secreción en las vías respiratorias, así como por una tos correspondiente con expectoración y fácil inicio de dificultad para respirar. La tos regular en la mañana después de levantarse ya puede verse como un signo de una "tos del fumador" en desarrollo. En el peor de los casos, existe el riesgo de enfermedades crónicas graves del tracto respiratorio, que pueden causar daños irreversibles a los pulmones.

La tos de fumar también se usa a menudo como un término de argot para los síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, aunque no todos los casos de EPOC se pueden atribuir al consumo de tabaco. En algunos casos excepcionales, los no fumadores también padecen una enfermedad respiratoria crónica correspondiente. Según el departamento de neumología de la Escuela de Medicina de Hannover (MHH), nueve de cada diez pacientes con EPOC son fumadores. Además, hay enfermedades de personas que están expuestas regularmente al humo del cigarrillo como fumadores pasivos. Según las autoridades sanitarias, el consumo de tabaco es la causa principal de los actualmente tres a cinco millones de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas en Alemania.

La EPOC se caracteriza esencialmente por la interacción de tres enfermedades respiratorias diferentes: bronquitis crónica, bronquiolitis crónica y enfisema pulmonar. A más tardar, cuando la tos del fumador haya alcanzado la etapa de EPOC, los afectados se enfrentan a importantes consecuencias para la salud y el tratamiento médico debe iniciarse de inmediato. Porque aunque el daño a los pulmones a menudo es irreversible, varias medidas terapéuticas pueden mejorar al menos parcialmente la función pulmonar.

Causa de fumar tos

En las etapas iniciales, la tos de fumar se caracteriza principalmente por una mayor necesidad de toser cuando hace ejercicio y en la mañana después de levantarse. Para protegerse contra el humo, las secreciones se forman cada vez más en el tracto respiratorio, que, junto con los depósitos de humo de tabaco, tiene que ser eliminado por los llamados cilios en la dirección de la garganta. Este proceso de autolimpieza de los bronquios provoca una mayor sensación de tos con el consumo regular de tabaco. El tracto respiratorio debe liberarse de las toxinas y contaminantes del humo del tabaco. Sin embargo, con la exposición continua al humo, este proceso de autolimpieza se ve abrumado con el tiempo y se desarrolla una tos crónica, en la que los afectados suelen toser una secreción marrón.

Dado que el proceso de autolimpieza no puede eliminar todas las hasta 12,000 sustancias nocivas y tóxicas contenidas en el humo del tabaco, se produce un mayor daño a los tubos bronquiales, por lo que los efectos promotores de la bronquitis se atribuyen a los compuestos de carbonilo, el fenol y los componentes ácidos, por ejemplo. Además, la regeneración y la autolimpieza de los cilios se ven perjudicados por los contaminantes en el humo del tabaco, por lo que la tos del fumador aumenta aún más. Los ruidos de exhalación y la falta de aliento general son signos adicionales de tos por fumar, aparte de toser por la secreción.

Transición de la tos de fumar a la enfermedad pulmonar

Si, a pesar de los primeros signos de tos del fumador en desarrollo, uno no se abstiene del consumo de tabaco, las quejas amenazan con pasar a la etapa de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, en las que los pacientes sufren con relativa frecuencia de bronquitis crónica por enfisema pulmonar (hinchazón de los pulmones). La inflamación del tracto respiratorio en relación con el daño a los alvéolos y el aumento de la formación de secreciones causan dificultad respiratoria en los afectados en un grado creciente, que inicialmente solo experimentan con el esfuerzo físico, más tarde en situaciones cotidianas como subir escaleras.

El tejido pulmonar está cada vez más dañado y aumentan las quejas de los afectados. A medida que la enfermedad progresa, todo el organismo puede verse afectado y existe el riesgo de graves consecuencias para la salud, incluido el deterioro del sistema cardiovascular, los músculos y la estructura ósea. Los primeros signos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica son aumento de la sudoración al dormir, fiebre, aumento de los niveles de inflamación en la sangre, así como los ruidos antes mencionados al exhalar y falta de aliento durante el esfuerzo físico. Además, hay una mayor susceptibilidad a las infecciones bacterianas.

Diagnóstico de enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Por lo tanto, la tos del fumador no debe entenderse como un efecto secundario "normal" del consumo de tabaco, sino, debido a las consecuencias inminentes para la salud, como una ocasión para dejar de fumar y, en caso de duda, comenzar el tratamiento médico adecuado. El objetivo de las medidas terapéuticas debe estar dirigido principalmente a reducir o detener la progresión de la enfermedad en términos de la calidad de vida de los afectados.

Como prerrequisito básico para un tratamiento prometedor, primero se deben eliminar las causas patógenas de la tos causada por fumar, es decir, fumar está estrictamente prohibido y, si es posible, también se debe evitar fumar pasivamente. En caso de duda, se requieren terapias de destete apropiadas. Antes de que comience el tratamiento real de la EPOC, también se requiere un historial médico completo para el diagnóstico exacto de la enfermedad pulmonar.

Al escuchar los pulmones con el estetoscopio y realizar una prueba de función pulmonar, se puede determinar el daño pulmonar existente y se pueden reducir los exámenes adicionales para obtener posteriormente medidas terapéuticas adecuadas. Los exámenes preliminares también sirven para descartar otras posibles causas de tos crónica, como asma bronquial, fibrosis pulmonar o alveolitis alérgica exógena.

Métodos de investigación en EPOC:

  • Radiografías de tórax,
  • Diagnóstico de la función pulmonar,
  • Espirometría
  • Pruebas de reversibilidad,
  • Pletismografía corporal,
  • Capacidad de difusión de CO (respiración única DLCO),
  • Análisis de gases en sangre,
  • Pruebas de estrés,
  • Tomografía computarizada del tórax,
  • Pruebas de laboratorio,
  • Diagnóstico de esputo,
  • electrocardiograma
  • y ecocardiografía.

Los signos físicos que indican EPOC también pueden incluir los ruidos respiratorios mencionados anteriormente, poca concentración con atención reducida, pérdida de peso y edema periférico (hinchazón en el tejido). Las radiografías y la tomografía computarizada pueden ser útiles para demostrar el enfisema pulmonar de la EPOC.

Tratamiento convencional de EPOC

Una vez que se ha realizado el diagnóstico de EPOC, hay varias medidas terapéuticas disponibles que pueden usarse para mejorar la función de los pulmones nuevamente. En la medicina convencional, por ejemplo, la medicación a menudo se administra con medicamentos inhalables. Por lo general, se administran como MDI o con la ayuda de inhaladores de polvo. Ocasionalmente, también se usan soluciones de inhalación que deben tomarse con inhaladores operados eléctricamente. También se dice que la inhalación con sal marina o infusiones de hierbas como el aceite de manzanilla tiene un efecto calmante sobre la EPOC.

Las "Directrices de la Liga Respiratoria Alemana y la Sociedad Alemana de Neumología y Medicina Respiratoria para el diagnóstico y la terapia de pacientes con bronquitis obstructiva crónica y enfisema (EPOC)" (ver información de la fuente) recomiendan un catálogo muy específico de medidas que, dependiendo de la gravedad de la enfermedad, diferentes enfoques terapéuticos proporciona. Generalmente se hace una distinción entre cuatro grados de gravedad de las enfermedades pulmonares.

Niveles de gravedad de la enfermedad

Se debe hacer una distinción entre EPOC leve (Gravedad I) con tos crónica y expectoración, en la cual el deterioro de la función pulmonar es tan pequeño que los pacientes a menudo no lo notan. los EPOC moderada (Nivel de gravedad II), en el que el paciente siente dificultad para respirar además de tos crónica y aumento de la formación de secreciones, especialmente bajo estrés físico. los EPOC grave (Grado III), en el que los pacientes tienen que luchar con los síntomas anteriores, aunque en mayor medida. Y el EPOC muy grave (Gravedad IV), en la que, además de los síntomas ya mencionados, se puede observar insuficiencia respiratoria crónica, lo que reduce la llamada capacidad de un segundo al exhalar en más del 50 por ciento en comparación con el estado normal.

Los pacientes con EPOC muy grave también tienen que lidiar con exacerbaciones repentinas (empeoramiento del curso de la enfermedad), que pueden ser potencialmente mortales. Un síntoma típico de la etapa tardía de la EPOC es la hipoxemia arterial (contenido reducido de oxígeno en la sangre arterial), a menudo acompañada de hipercapnia (aumento del contenido de dióxido de carbono en la sangre). Como terapia a largo plazo para la EPOC estable, se recomienda un aumento gradual de las medidas terapéuticas según la gravedad de la enfermedad. Se proporcionan métodos de terapia farmacológica y no farmacológica para el tratamiento de la EPOC.

Tratamiento de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas.

De acuerdo con las pautas de tratamiento, la capacitación del paciente en el tratamiento de la EPOC es generalmente un elemento terapéutico importante que contribuye significativamente al éxito del tratamiento. Además, se proporcionan diversas medidas terapéuticas según la gravedad de la enfermedad.

Se recomienda la inhalación de broncodilatadores (broncodilatadores) como anticolinérgicos, simpaticomiméticos beta-2 y teofilina para pacientes con EPOC leve (gravedad I) "La preferencia del paciente y la capacidad de usar diferentes inhaladores correctamente y el costo" deben sopesarse, como se indica en las pautas de tratamiento. Con la ayuda del tratamiento farmacológico, se puede lograr un alivio de las quejas, una mejora en el rendimiento físico y la calidad de vida y / o una reducción en la frecuencia de las exacerbaciones.

Además de las medidas de los pacientes con EPOC de grado I, se recomiendan uno o más broncodilatadores de acción prolongada como terapia a largo plazo para enfermedades moderadas (grado II). También se recomienda a los pacientes con EPOC de grado III que combinen el tratamiento con glucocorticoides inhalados y LABA (beta-agonistas de acción prolongada). Sin embargo, se debe evitar el tratamiento a largo plazo con glucocorticoides sistémicos debido a los frecuentes efectos indeseables.

Además de las medidas terapéuticas ya mencionadas, la oxigenoterapia a largo plazo durante 16 a 24 horas al día también puede ayudar a mejorar el pronóstico para los pacientes en la etapa final de la enfermedad (gravedad IV). Además, las pautas de tratamiento se refieren al hecho de que los afectados se benefician del entrenamiento físico en términos de resistencia, alivio de la disnea y fatiga.

Tratamiento farmacológico de la EPOC.

Con respecto a los diversos medicamentos que se recomiendan para el tratamiento de la EPOC, debe mencionarse que los llamados "simpaticomiméticos beta-2" tienen un efecto relajante en los músculos del tracto respiratorio y los bronquios, lo que alivia los síntomas típicos de la EPOC, como La falta de aliento, la tos y la expectoración pueden contribuir. Se debe hacer una distinción entre los simpaticomiméticos beta-2 de acción corta, que actúan casi de inmediato, y los simpaticomiméticos beta-2 de acción prolongada, que se utilizan para la terapia a largo plazo. También se dice que los "anticolinérgicos" también mencionados en las directrices de la Liga Alemana de Vías Aéreas contribuyen a la relajación muscular en los bronquios y, de forma similar a los simpaticomiméticos beta-2, para aliviar los síntomas de la EPOC. Sin embargo, su impacto es más débil y a más largo plazo.

Se dice que los glucocorticoides (también glucocorticoides) tienen un efecto antiinflamatorio en el tracto respiratorio y, por lo tanto, previenen el deterioro agudo en el curso de la enfermedad (exacerbaciones). La teofilina, que también se recomienda para el tratamiento de la EPOC, tiene un efecto broncodilatador a largo plazo y solo debe usarse si la terapia de combinación actual con anticolinérgicos y simpaticomiméticos beta-2 no es suficiente. Porque hay efectos secundarios significativos, ya que el nivel de ingrediente activo puede fluctuar mucho. Por lo tanto, los médicos tratantes deben verificar regularmente la cantidad de sustancia activa en la sangre.

Enfoques de terapia no farmacológica en la EPOC

Además de los enfoques terapéuticos farmacológicos, existen varias medidas no farmacológicas para el tratamiento de la EPOC. Las llamadas "medidas físicas" sirven principalmente para apoyar el tratamiento farmacológico. El espectro varía de Masajes Tapping para facilitar la tos, ejercicios de respiración para aumentar el rendimiento pulmonar, ejercicios de postura y entrenamiento físico.

Como parte de la Fisioterapia respiratoria Los pacientes aprenden varias técnicas de respiración que se pueden utilizar para mejorar la ventilación en los pulmones, aumentar el suministro de oxígeno y aumentar la eliminación de la secreción. Estas técnicas pueden aliviar la dificultad para respirar, ya que las "posiciones corporales que facilitan la respiración", como el "asiento del entrenador", reducen adicionalmente la mayor resistencia de las vías respiratorias. Por ejemplo, las técnicas de respiración de "estenosis espiratorias", como el freno labial dosificado o la respiración a través de un trozo de paja, pueden reducir el riesgo de colapso espiratorio. Según los expertos, las técnicas de respiración son una buena opción para aquellos afectados por la EPOC para aliviar de forma independiente los síntomas de la enfermedad.

El ejercicio alivia los síntomas

Un papel clave en la terapia a largo plazo para la EPOC se atribuye al entrenamiento físico en las directrices de la Liga Respiratoria Alemana. Los efectos positivos de los efectos del entrenamiento se prueban, por lo tanto, para pacientes con EPOC de todos los grados de gravedad mediante estudios aleatorizados y controlados. Los ejercicios de movimiento son ahora una parte integral del tratamiento de la EPOC. Así es como se puede contrarrestar la disnea de estrés, que de lo contrario da como resultado una disminución adicional de la resistencia física a través de la protección física y el descondicionamiento del corazón, la circulación y los músculos. Los beneficios del entrenamiento físico están en las pautas de tratamiento.

  • aumento del rendimiento físico
  • Disminución de la disnea
  • Aumento de la calidad de vida específica de la enfermedad.
  • Reducción del número y la duración de las hospitalizaciones.
  • Disminución de la ansiedad y la depresión asociadas a la EPOC.
  • Mejorando el pronóstico,
  • y llamó efectos positivos del entrenamiento muscular respiratorio.

El entrenamiento físico puede contrarrestar los problemas de salud en pacientes con EPOC desde el nivel de gravedad II en adelante y contribuir a aumentar la calidad de vida y la resistencia, así como a reducir la tasa de exacerbación. El entrenamiento físico generalmente se recomienda como parte de la terapia a largo plazo para pacientes con EPOC, ya que se benefician de una mayor resistencia y alivio de la disnea y la fatiga. De acuerdo con las pautas de EPOC, los efectos positivos se logran especialmente en programas de entrenamiento con una duración de cuatro a diez semanas y de tres a cinco unidades de entrenamiento por semana bajo supervisión y alta intensidad de entrenamiento cerca del umbral anaeróbico. Sin embargo, es crucial que los afectados también realicen los ejercicios físicos de forma independiente a través del entrenamiento en el hogar (subir escaleras, caminar) junto con la participación en grupos de deportes pulmonares ambulatorios. Una oferta de rehabilitación ambulatoria cerca del hogar es ideal, combinada con entrenamiento en el hogar, por ejemplo, como parte de grupos de deportes pulmonares ambulatorios.

Terapia nutricional como parte del tratamiento de la EPOC

En las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, coloquialmente conocidas como tos del fumador, a menudo hay una pérdida de peso considerable en el paciente, aunque según las pautas de EPOC, el peso corporal ha disminuido en más del diez por ciento en los últimos seis meses o en más del cinco por ciento en el último mes. debe ser evaluado debido a una enfermedad. Aquí se requiere terapia nutricional y control de peso regular. Debido a que el bajo peso conduce a debilidad muscular, resistencia limitada y calidad de vida reducida.

Las dietas especiales para la corrección de peso en pacientes con bajo peso pueden conducir a una mejora significativa en los síntomas. Las terapias nutricionales apropiadas ofrecen una adición fácil y prometedora al tratamiento de la EPOC. También es importante que los afectados presten atención a la hidratación y beban lo suficiente durante el día, porque la expectoración (tos) se ve afectada en pacientes deshidratados, como se indica en las pautas de tratamiento. Sin embargo, no existe un efecto generalmente beneficioso del aumento de la ingesta de líquidos en la EPOC, y esto incluso puede ser contraproducente.

Oxigenoterapia a largo plazo para la tos del fumador

Además de las opciones de tratamiento para enfermedades pulmonares obstructivas crónicas ya descritas, la “terapia de oxígeno a largo plazo” también puede tener un efecto positivo, especialmente para pacientes con grado IV. De acuerdo con las pautas de tratamiento, esto se aplica en particular si la mitad derecha del corazón (insuficiencia cardíaca derecha) ya está débil en la etapa avanzada de la EPOC. Los afectados inhalan oxígeno de una botella de oxígeno durante 16 a 24 horas al día a través de una sonda nasogástrica para estabilizar la concentración de oxígeno en la sangre y reducir la disnea. La terapia aumenta la capacidad de recuperación, la mecánica respiratoria mejora y hay efectos positivos sobre el valor del hematocrito (proporción de componentes celulares en la sangre).

Restaurar la función pulmonar

La cirugía sigue siendo la última opción en el tratamiento de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, por lo que debe hacerse una distinción entre las intervenciones quirúrgicas para mantener o restaurar la función pulmonar y el trasplante pulmonar, es decir, el reemplazo del órgano dañado. Durante la cirugía, por ejemplo, se pueden eliminar las dilataciones en forma de globo de los bronquios causadas por el enfisema pulmonar (hinchazón de los pulmones). El tejido pulmonar que ya no participa en el intercambio de gases se corta para mejorar la función pulmonar y disminuir la disnea. El procedimiento, también conocido como cirugía de reducción de volumen pulmonar, solo es prometedor para ciertos tipos de enfisema pulmonar.

Como último recurso en pacientes con EPOC, el trasplante de pulmón también es un procedimiento muy común. Según la Liga Respiratoria Alemana, la EPOC es la indicación más común para el trasplante de pulmón en todo el mundo. Según esto, alrededor de 60 pacientes con EPOC en Alemania reciben un nuevo pulmón cada año, por lo que se deben cumplir ciertos requisitos previos para la admisión a la lista de espera. Por ejemplo, la abstinencia documentada de fumar tabaco durante al menos seis meses es un requisito previo para registrarse en la lista de espera. Además, generalmente hay un límite de edad superior de 60 años y los afectados tienen que soportar un período de espera promedio de dos años antes de que un órgano donante esté disponible.

Naturopatía y medicina holística.

También en naturopatía, se muestran varias opciones de tratamiento para fumar tos, por lo que las medidas son particularmente efectivas en las primeras etapas de la enfermedad. Además de la terapia habitual y el aprendizaje de técnicas especiales de respiración, se puede llevar a cabo un tratamiento fisioterapéutico con los llamados sistemas PEP oscilantes, por ejemplo, en los que aumenta la resistencia respiratoria y se genera una presión de exhalación positiva. Al salir a dispositivos especiales, las vibraciones y las fluctuaciones de presión son causadas físicamente, lo que conduce a la expansión de los bronquios, afloja y licua la secreción, fortalece los músculos de la exhalación y facilita la posterior expectoración.

La terapia nutricional también se puede utilizar para tratar de ejercer una influencia positiva en el curso de la enfermedad o al menos para evitar la pérdida de peso. Además de una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras, la naturopatía también contempla los llamados alimentos básicos para contrarrestar los posibles desequilibrios en el equilibrio ácido-base.

Se conocen varios remedios del campo de la homeopatía que alivian la necesidad de toser y reducen el riesgo de daño al tejido pulmonar. Los ingredientes activos Acidum formicicum, Acidum hydrocyanicum, Ammi visnaga, Antimonium arsenicosum, Antimonium sulfuratum aurantiacum, Antimonium tartaricum, Coccus cacti, Hamamelis virginica, sodium sulfuricum, Phosphorus se usan para tratar la EPOC. Sin embargo, no hay prueba del efecto.

Deterioro una señal de advertencia

A pesar de las numerosas opciones de tratamiento, la exacerbación, es decir, el empeoramiento del curso de la enfermedad, a menudo no se puede evitar. Las infecciones o el clima frío pueden aumentar repentinamente los síntomas de la EPOC. En caso de tales deterioros agudos, las medidas terapéuticas deben adaptarse de inmediato y, en el peor de los casos, se requiere un tratamiento hospitalario de los pacientes. Se hace una distinción básica entre tres grados de severidad (leve, media, severa) en las exacerbaciones de la EPOC, por lo que la terapia se puede llevar a cabo de forma ambulatoria o interna dependiendo de la severidad de la exacerbación. Tan pronto como los síntomas de la enfermedad empeoren notablemente, los afectados deben buscar ayuda médica con urgencia, ya que la exacerbación grave puede ser fatal y a menudo requiere que los pacientes sean hospitalizados. (fp)

Autor y fuente de información

Este texto corresponde a las especificaciones de la literatura médica, pautas médicas y estudios actuales y ha sido revisado por médicos.

Dipl. Geogr. Fabian Peters

Hinchar:

  • Sociedad Alemana de Neumología y Medicina Respiratoria (DGP): Guía para el diagnóstico y la terapia de pacientes con bronquitis obstructiva crónica y enfisema pulmonar (EPOC) (consultado el 27 de septiembre de 2019), awmf.org
  • Augustine K.H. Té: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC): "No es una enfermedad pulmonar solo de cigarrillos"; en: Annal Academy of Medicine, Vol. 46, No. 11 de noviembre de 2017, annals.edu.sg
  • José Luis López - Campos, Wan Tan, Joan B. Soriano: carga global de la EPOC; en: Respirología, Volumen 21, Número 1, página 14-23, enero de 2016, onlinelibrary.wiley.com
  • Sociedad Alemana de Neumología y Medicina Respiratoria (DGP): ¿Qué es la EPOC? (Acceso el 29.09.2019), lungenaerzte-im-netz.de
  • Helmholtz Zentrum München: el humo del cigarrillo ralentiza la autocuración pulmonar (publicado el 2 de marzo de 2017), helmholtz-muenchen.de
  • Wioletta Skronska-Wasek, et al .: la expresión reducida del receptor 4 del frizzled previene la reparación pulmonar alveolar impulsada por WNT / β-catenina en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica; en: American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, Vol. 196, No. 2 de julio de 2017, atsjournals.org
  • Mulhall, P.; Criner, G.: Tratamientos no farmacológicos para la EPOC; en: Respirología, Volumen 21, Número 5, página 791-809, julio de 2016, onlinelibrary.wiley.com
  • Woods, J.A., Wheeler, J.S .; Finch, C.K .; Pinner, N.A .: Corticosteroides en el tratamiento de exacerbaciones agudas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica; en: Revista Internacional de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, Volumen 9, Número 1, enero de 2014, dovepress.com
  • Itoh, M .; Tsuji, T .; Nemoto, K .; Nakamura, H .; Aoshiba, K .: Desnutrición en pacientes con EPOC y su tratamiento; en: Nutrientes, Volumen 5, Número 4, 2013, mdpi.com


Vídeo: Así se transforma el pulmón de un fumador (Octubre 2021).