Noticias

Coronavirus: ¿La infección por SARS-CoV-2 no causa inmunidad?


Infección de la corona: ¿no es automáticamente inmune?

Según el Centro Federal de Educación para la Salud (BZgA), los estudios han demostrado que las personas que han tenido la infección por SARS-CoV-2 desarrollan anticuerpos específicos. "Sin embargo, todavía no está claro qué tan robusto y permanente se desarrollará este estado inmune y si puede haber diferencias de persona a persona", escribió el BZgA hace unas semanas. Ahora hay más ideas sobre esto.

En muchas personas poco después de infectarse con el coronavirus SARS-CoV-2, las pruebas ya no encuentran anticuerpos especiales en la sangre. ¿Qué significa eso para la inmunidad colectiva, los pasaportes de inmunidad y el desarrollo de vacunas?

No hay anticuerpos detectables

En la pandemia de la corona, muchas personas esperan inmunidad, después de sobrevivir a la infección o mediante una vacuna que pronto estará disponible. Ambos podrían armar el sistema inmune contra el patógeno y proteger a las personas contra la enfermedad COVID-19. Ahora, sin embargo, muchos estudios indican que, especialmente en personas que han tenido pocos o ningún síntoma, los anticuerpos en la sangre ya no son detectables poco después de una infección.

Comprensión de la inmunidad poco clara

Todavía no está claro qué significa eso para una posible inmunidad. Sin embargo, las observaciones plantean dudas sobre la validez de las pruebas de anticuerpos y los pasaportes de inmunidad actualmente en discusión. Una comprensión precisa de la respuesta inmune al SARS-CoV-2 también sería crucial para el desarrollo de una vacuna.

La respuesta inmune parece ser inconsistente en humanos. En principio, el sistema inmune puede reaccionar a los patógenos con las llamadas células T. Algunas células T activan las células B, que luego producen anticuerpos. Los anticuerpos se unen a ciertas características de los patógenos y pueden inactivarlos.

A primera vista, la presencia de anticuerpos especiales parece ser un buen indicador de una infección anterior. Sin embargo, una investigación realizada por el Hospital Universitario de Zúrich no encontró los llamados anticuerpos IgG en la sangre de personas con cursos leves o asintomáticos. Estos son importantes para la memoria inmune, de modo que el sistema inmune reacciona más fuerte y más rápido cuando entra en contacto con el patógeno nuevamente.

Hasta ahora, el estudio es solo una preimpresión; por lo tanto, no ha sido revisado por expertos ni publicado en una revista especializada.

Los investigadores están inquietos

Otra preimpresión publicada por la Oficina de Salud de Lübeck no encontró anticuerpos en el 30 por ciento de 110 personas infectadas con corona que también tenían síntomas moderados de COVID-19. Y en la revista "Nature Medicine", investigadores de China informan que la concentración de anticuerpos en la sangre disminuyó significativamente después de un corto tiempo en personas infectadas sin síntomas.

Dichos estudios hacen que la validez de las pruebas de masa de anticuerpos, que deberían aclarar el alcance de la onda de infección corona en la población, parezca cuestionable. Además, la inmunidad dada por los anticuerpos en muchas personas infectadas con SARS-CoV-2 podría desaparecer después de un corto tiempo.

En consecuencia, Thomas Jacobs, del Instituto Bernhard Nocht de Medicina Tropical (BNITM) en Hamburgo, ve la introducción de pasaportes de inmunidad para personas infectadas con SARS-CoV-2. En cualquier caso, no hay garantía científica de que la presencia de anticuerpos proteja automáticamente contra la infección renovada.

"En general, todavía no sabemos exactamente cómo protegen los anticuerpos", dice el inmunólogo. Los estudios sugerirían dicha protección, "pero no está claro qué tan alto debe ser el nivel de anticuerpos, por ejemplo".

Los anticuerpos tienen diferentes cualidades.

Klaus Cichutek, presidente del Instituto Paul Ehrlich (PEI), enfatiza que uno tiene que diferenciar entre anticuerpos: "Hay diferentes cualidades de los anticuerpos y no todos previenen la infección". Es importante encontrar datos concretos: "Si uno La protección inmune surge, debe medirse contra la realidad ".

Del mismo modo, a Jacobs no le sorprenden los resultados del estudio de que se puedan encontrar rápidamente algunos o ningún anticuerpo, especialmente en enfermedades asintomáticas: "Algunos virus en el área del cuello y la garganta probablemente no sean suficientes para desencadenar una gran respuesta de anticuerpos o inmunidad de células T."

Esta reacción adaptada tiene sentido para el sistema inmunitario, ya que estamos constantemente expuestos a patógenos en la vida cotidiana: "Si podemos responder con armas ligeras, no necesitamos usar artillería pesada". Sin embargo, las enfermedades COVID-19 con síntomas más graves probablemente serán un problema. Protección a más largo plazo establecida.

La inmunidad permanece solo unos pocos meses.

Los estudios sobre otros coronavirus indican que la infección renovada por el SARS-CoV-2 puede evitar que la inmunidad persista por solo unos pocos meses, como dijo el virólogo Shane Crotty del Instituto de Inmunología La Jolla en California a la revista Nature. Por lo tanto, una inmunidad para aliviar los síntomas podría durar más.

No está claro qué parte del sistema inmunitario es particularmente importante para esta protección. "Además de las células B productoras de anticuerpos, la respuesta de las células T al patógeno puede ser igual de importante", explica Jacobs. Qué mecanismo funciona sobre todo es una pregunta central para el desarrollo de una vacuna.

El investigador de infecciones se refiere a estudios de EE. UU. Y Alemania: en él, hasta el 30 por ciento de las personas que no estaban infectadas con el SARS-CoV-2 todavía tenían ciertas células T auxiliares que reaccionaron a este coronavirus: "Probablemente lo hayan tenido antes Contacto con los llamados virus de la corona del resfriado común ”, en otras palabras, con otros virus de la corona que provocan resfriados convencionales.

Dicho contacto podría ofrecer inmunidad parcial a COVID-19. "Eso explicaría por qué la dinámica y los síntomas son tan diferentes cuando se trata de infección", sospecha Jacobs. Sin embargo, todavía no está claro si y qué protección podría ofrecer esta llamada reactividad de células T. (anuncio; fuente: dpa)

Autor y fuente de información

Este texto corresponde a las especificaciones de la literatura médica, pautas médicas y estudios actuales y ha sido revisado por médicos.

Hinchar:

  • Carlo Cervia, Jakob Nilsson, Yves Zurbuchen, Alan Valaperti, Jens Schreiner, Aline Wolfensberger, Miro E. Raeber, Sarah Adamo, Marc Emmenegger, Sara Hasler, Philipp P. Bosshard, Elena De Cecco, Esther Bächli, Alain Rudiger, Melina Stüssi- Helbling, Lars C. Huber, Annelies S. Zinkernagel, Dominik J. Schaer, Adriano Aguzzi, Ulrike Held, Elsbeth Probst-Müller, Silvana K. Rampini, Onur Boyman: secreción de anticuerpos sistémicos y de la mucosa específicos del SARS-CoV-2 durante el síndrome leve versus COVID-19 grave; en el servidor de preimpresión bioRxiv, (publicado: 23.05.2020), bioRxiv
  • Werner Solbach, Julia Schiffner, Insa Backhaus, David Burger, Ralf Staiger, Bettina Tiemer, Andreas Bobrowski, Timothy Hutchings, Alexander Mischnik: perfil de anticuerpos de pacientes con COVID-19 en una región urbana de baja incidencia en el norte de Alemania; en el servidor de preimpresión medRxiv, (publicado: 02.06.2020), medRxiv
  • Centro Federal de Educación para la Salud: Coronavirus: curso de la enfermedad e inmunidad, (consultado: 08.07.2020), infektionsschutz.de


Vídeo: How do antibody tests work? (Noviembre 2021).