Noticias

COVID-19: el nuevo método de ventilación salvó al paciente


Paciente alemán COVID-19 tratado por primera vez con terapia de diafragma

Si ocurren cursos severos de COVID-19, se puede requerir ventilación mecánica. El riesgo de muerte es particularmente alto durante dicha ventilación. Se supone que la llamada terapia de diafragma ahora hace que la ventilación sea más segura.

El personal médico del Hospital Universitario Greifswald probó con éxito un nuevo método con el cual los enfermos de COVID-19 pueden ser destetados de la ventilación artificial con cursos severos. Para esto se utiliza una terapia de estimulación de diafragma recientemente desarrollada.

Terapia de estimulación diafragmática en COVID-19

Como parte de un estudio internacional multicéntrico que aún no se ha completado, el Hospital Universitario Greifswald es el primer centro clínico en Europa en probar la terapia especial de estimulación del diafragma para el tratamiento de pacientes con COVID-19 con cursos severos utilizando ventilación mecánica.

Primer éxito a través del nuevo método de tratamiento.

La primera persona en ser tratada con el nuevo método es una mujer con enfermedad grave por COVID-19 que necesitaba ventilación mecánica. Los médicos no pudieron sacar a la persona afectada de la máquina de ventilación. "Con el nuevo procedimiento, pudimos tratar a esta paciente, que tiene más de 65 años y ya ha pasado 38 días en el ventilador, y le permitió volver a la respiración independiente", dice el profesor Dr. Ralf Ewert de la Universidad de Greifswald.

El diafragma sufre de respiración artificial.

Durante la respiración abdominal normal, el diafragma, que se encuentra debajo de los pulmones entre el pecho y la cavidad abdominal, se contrae. La tensión del diafragma permite que el cofre se expanda hacia abajo, lo que permite una respiración abdominal profunda. Con la respiración artificial, el diafragma puede debilitarse por la inactividad hasta el punto de que la persona afectada ya no puede respirar de forma suficientemente independiente y, por lo tanto, no puede ser destetada de la ventilación mecánica.

Maldición y bendición de la ventilación mecánica.

Como subraya el Hospital de la Universidad de Greifswald, la ventilación mecánica puede salvar vidas en caso de insuficiencia respiratoria. Sin embargo, si la ventilación tarda demasiado, puede causar daños a los afectados, especialmente al diafragma, que no se usa ni atrofia durante la terapia.

¿Cómo funciona la terapia de diafragma?

Para evitar esto, se desarrolló la nueva estimulación del diafragma. El corazón del nuevo tratamiento es el sistema móvil Lungpacer®, desarrollado por una compañía canadiense. Durante la ventilación mecánica, el dispositivo estimula el debilitado músculo del diafragma para apoyar el destete del ventilador.

Mejora la ventilación mecánica

El sistema Lungpacer® está diseñado de tal manera que puede integrarse fácilmente en la atención de rutina de pacientes que necesitan ventilación mecánica invasiva. El sistema utiliza un catéter venoso para estimular los músculos diafragmáticos. Al destetar, el diafragma se debilita menos, lo que significa que los afectados pueden respirar más rápidamente por sí mismos. El dispositivo puede usarse no solo con COVID-19, sino con cualquier enfermedad que requiera ventilación mecánica.

La Universitätsmedizin Greifswald es el primer hospital en Alemania en probar este procedimiento. En el estudio actual "RESCUE-3", se recopilan datos sobre seguridad y eficacia. Hasta el final de la investigación, el método solo está disponible en el contexto de estudios clínicos. (vb)

Autor y fuente de información

Este texto corresponde a los requisitos de la literatura médica, las pautas médicas y los estudios actuales y ha sido revisado por médicos.

Editor graduado (FH) Volker Blasek

Hinchar:

  • Universitätsklinikum Greifswald: primer paciente de COVID-19 en Alemania tratado con éxito con la nueva terapia de diafragma (publicado: 10.07.2020), idw-online.de



Vídeo: Capacitación Personal de Salud COVID-19 - Manejo en urgencia del paciente sospechoso de COVID-19 (Septiembre 2021).